Godíneo, luego Emprendo


Entonces ¿es mejor ser emprendedor que Godín? Ni lo uno ni lo otro, no todos tienen la paciencia para permanecer en una oficina toda su vida, ni todos tienen la persistencia que requiere emprender.